JUEGOS EN FAMILIA

El juego es un invento poderoso de la naturaleza… El instrumento del juego, combinación de curiosidad y placer, es el arma más poderosa del aprendizaje.

Francisco Mora

JUEGOS EN FAMILIA. Los juegos de mesa proporcionan momentos de diversión en familia, algo único y maravilloso, pero lo mejor es que nos ayudan a desarrollar habilidades intelectuales, emocionales y sociales. Y no sólo son útiles para los niños: los adultos también podemos beneficiarnos.

Beneficios de los juegos de mesa para los adultos

  • Mantener tus capacidades de aprendizaje activas.
     Para estar intelectualmente saludable, es necesario poner tu cerebro en activo, hacerle aprender y poner en práctica habilidades diferentes a las que usas rutinariamente. Por ello, disponer de juegos de mesa variados te ayudará a mantener tu agilidad mental y mantener o incluso mejorar tus capacidades.
  • Usar tu creatividad.
     La mayoría de juegos permiten desarrollar nuevas reglas para variar la dificultad del juego, darle mayor emoción, adaptarlo a otros objetivos… Así, con un mismo juego puedes desarrollar tus propias variantes y poner en marcha tu creatividad.
  • Conocer mejor el carácter de los demás y el tuyo. 
    A través de un juego puedes ver quién es más competitivo,, quien sabe negociar, quien es más observador y cauto… Esta información no sólo te permite conocer mejor las reacciones de los demás, sino además, anticiparlas y gestionarlas cada vez mejor.

Beneficios de los juegos de mesa para los niños

  • Aceptar las reglas.
     Para muchos niños seguir las normas es algo complicado. Jugando aprenden porqué es tan importante seguirlas, entienden que estas reglas son iguales para todos, con igualdad de oportunidades y resulta beneficioso cumplirlas. Esto hará que en su día a día les sea más fácil aceptar las normas.
  • Cooperación y trabajo en equipo.
     Muchos juegos implican cooperación, comunicación y trabajo en equipo para conseguir objetivos comunes y resolver conflictos. Este tipo de habilidades sociales se pueden adquirir con los juegos de mesa siendo muy útiles para ponerlos en práctica en su día a día.
  • Expresión verbal.
     En los juegos, la expresión verbal y la comunicación son dos elementos muy importantes. Podemos encontrar desde comentar una jugada o una acción hasta negociar con el resto de jugadores. De este modo, los niños podrán mejorar su expresión, aumentar su confianza y perder el miedo a hablar en público.
  • Aprender a ganar y perder.
     Cuando se juega con otras personas no siempre se puede ganar, y éste es un aprendizaje esencial que aportan los juegos de mesa. Tolerar la frustración, no enfadarse, no culpar a otros por perder y alegrarse por la victoria ajena son algunos de los aspectos básicos que deben aprender los niños.
  • Habilidades mentales.
     Los juegos de mesa, a su vez, ayudan a desarrollar habilidades relacionadas con la concentración, la creatividad, la memoria y la agilidad mental. Para los peques, prestar atención a una misma tarea durante mucho tiempo puede ser difícil, aburriéndose al ver que no logran los resultados que quieren. Sin embargo, los juegos de mesa pueden ser una opción más atractiva y divertida para mejorar sus habilidades mentales y estimular su concentración.
  • Estrategia y toma de decisiones.
     Otro aspecto que debemos resaltar es la importancia de la estrategia y la toma de decisiones en cualquier juego. Da igual la temática o la meta, en todos ellos, deberán saber tomar las decisiones más adecuadas para conseguir su objetivo y acercarse a la victoria.
  • Empatía.
     Mejorar su paciencia, respetar a los demás, las normas y gestionar sus emociones son algunas claves de inteligencia emocional que se vinculan directamente con los juegos de mesa. Con todo ello, los peques sabrán respetar a los demás y se lo pasarán en grande mientras juegan en compañía de otros niños o adultos.

Jugar juntos: beneficios para todos

En definitiva, está demostrado que tanto para los papás como para los niños, jugar es forma estupenda de mejorar las relaciones, la autoestima y la inteligencia general. Pero, sobre todo, la inteligencia emocional: ser pacientes, gestionar las emociones, resolver problemas con autonomía, respetar a los demás jugadores, etc.

Los juegos de mesa en familia son una maravillosa y ancestral forma de conectar con tus hijos. A ellos les encantan disfrutar de la compañía de sus padres y aprender de ellos generando experiencias y recuerdos únicos.